miércoles, 12 de mayo de 2010

LA ENTREVISTA PSICOLÓGICA COMO PROCESO

Teoría y técnicas de entrevista I

Compilación realizada por Juan David Arbeláez Osorio

 

LA ENTREVISTA PSICOLÓGICA COMO PROCESO

 

La entrevista terapéutica es una situación interactiva en la que los participantes ajustan sus repertorios conductuales en función de la meta que se han propuesto alcanzar.

CONCEPTO DE ESTRUCTURA EN LA ENTREVISTA TERAPÉUTICA


Estructura de una entrevista: Grado en que el entrevistador determina el contenido y el curso de la comunicación que establece con su interlocutor. Puede variar a lo largo de su desarrollo temporal.


Se extiende desde un grado máximo de estructuración o directividad, a un grado mínimo de estructuración o no directividad.


Silva y Pelechano: La noción de estructura alcanza aspectos muy variados de la entrevista, entre los que destacan:

·                  Las intervenciones del entrevistador.

·                  Las respuestas ofrecidas por el paciente.

·                  La táctica general o estilo de la entrevista.

·                  La recogida y formalización de la información obtenida.

 

Cuando el objetivo de la entrevista es recopilar la mayor cantidad de información específica, el proceso tiene a organizarse de forma altamente estructurada.


Cuando el objetivo consiste en potenciar la comodidad y disponibilidad del paciente, el terapeuta se esfuerza por interferir lo menos posible en la secuencia comunicativa propuesta por su paciente Þ Carencia relativa de estructuración, que se acerca al extremo de no directividad.

 

DIRECTIVIDAD VS NO DIRECTIVIDAD


Características de las entrevistas terapéuticas directivas:

 

·                  El entrevistador tiende a llevar buena parte de la conversación, realizando preguntas específicas sobre temas elegidos por él, al tiempo que ofrece frecuentes informaciones o explicaciones del problema planteado por el paciente.

·                  El entrevistador intenta favorecer los cambios en la conducta del paciente proponiendo acciones concretas que éste debería realizar.

·                  Para lograr sus objetivos terapéuticos, el entrevistador recurre tanto a técnicas que explicitan el contenido de las verbalizaciones del paciente, como a datos de observación o a la influencia que su prestigio personal pueda ejercer sobre su interlocutor.

 

Características de las entrevistas no directivas:

 

·                  Las verbalizaciones del paciente son más extensas y numerosas que las del terapeuta.

·                  El terapeuta interviene cuando desea mostrar al paciente que le acepta como persona y que comprende sus sentimientos, actitudes y conductas, al tiempo que refuerza las verbalizaciones del paciente que tocan esos temas.

Factores que inciden en el grado de estructuración de la entrevista:

 

·                  El objetivo general de la entrevista.

·                  La orientación teórica.

·                  El grado de entrenamiento del terapeuta.

·                  Las preferencias personales del entrevistador.

 

Peligro de una entrevista altamente directiva:

 

·                  Puede convertirse en una especie de interrogatorio: El rapport tiende a disminuir considerablemente.

·                  El entrevistador puede incurrir en sesgos al elegir los temas a tratar o de ofrecer alternativas: El tratamiento entero puede resultar inefectivo por su falta inicial de relevancia.

 

Peligro de las entrevistas claramente no directivas:

 

·                  La comunicación puede derivar en una conversación trivial.

·                  Los encuentros terapéuticos se tornan inefectivos al diluirse la información pertinente y la responsabilidad ante el cambio.

 

TÉCNICAS DIRECTIVAS MÁS EMPLEADAS, según el estudio de Porter:

 

·                  El terapeuta define la situación de acuerdo con los métodos de diagnóstico y tratamiento ("No sé que pueda pasarle, pero lo averiguaremos a través de las pruebas que realice y por medio de las entrevistas").

·                  El terapeuta indica el tema a tratar, pero permite que el paciente lo desarrolle a su manera ("Le importaría contarme más acerca de sus dificultades para dormir?").

·                  El terapeuta, además de elegir el tema, lo encauza, con objeto de tener una confirmación, una negación o simplemente más información específica ("¿Con cuanta frecuenta le sucede? Ó ¿Le sucede cuando está solo?").

·                  El terapeuta identifica un problema, una fuente de dificultades, una actitud que sería beneficioso modificar, etc., apoyándose en instrumentos diagnósticos o en presupuestos teóricos ("Una de sus dificultades radica en que no ha tenido oportunidad de comparar su habilidad con la de otras personas").

·                  Interpreta los resultados de diversas pruebas psicológicas, sin afirmar ni negar que existan dificultades concomitantes ("Su perfil, según el cuestionario de Cattel,…").

·                  El terapeuta expresa acuerdo o desacuerdo, o cualquier otra reacción personal, ante el discurso o la conducta del paciente ("¡Así se habla!")

·                  El terapeuta explica, comenta o da información sobre el tema que se está tratando ("Bueno, una razón podría ser que usted se siente demasiado inseguro para lograrlo").

·                  El terapeuta propone o instruye al paciente para que realice alguna actividad concreta, que él considera que le resultará beneficiosa ("La práctica continuada de la relajación puede ayudarle").

·                  El terapeuta trata de influir en la decisión o conducta que adoptará el paciente ("Me gustaría que lo intentara otra vez").

·                  El terapeuta refuerza explícitamente o infunde confianza al paciente ("No quiero que se desanime, Sé que si persevera lo conseguirá").

TÉCNICAS NO DIRECTIVAS:

 

·                  Definir la situación terapéutica en términos de responsabilidad del paciente para dirigir la entrevista, tomar decisiones, etc ("A veces, contar los propios problemas nos ayuda a ver con claridad").

·                  Indicar que se ha comprendido la expresión de un sentimiento o actitud, manifestado en la anterior verbalización del paciente ("Usted se siente muy afectado, claro").

·                  Interpretar o responder a aquellos sentimientos o actitudes del paciente que hayan sido expresados de manera implícita o muy sutil ("Supongo que hubiera preferido no venir").

 

TÉCNICAS IGUALMENTE FRECUENTES EN ENTREVISTAS DIRECTIVAS Y NO DIRECTIVAS

 

·                  Preguntar de manera que el paciente tenga que elegir o desarrollar un tema ("En qué ha estado pensando hoy?").

·                  Indicar, que, en efecto, se ha comprendido el discurso del paciente ("Uhm, se va de vacaciones").

·                  Indicar al paciente que la decisión la debe tomar él ("Eso depende de usted").

·                  Expresar acuerdo o desacuerdo con la decisión tomada por el paciente ("Me parece una postura acertada").

 

Una entrevista de orientación requerirá más estructuración que entrevistas dedicadas a la identificación de un problema.


Una entrevista que se realiza en una situación de crisis, requiere más estructuración que una que forma parte del periodo intermedio de un tratamiento largo.


Criterios para determinar el grado de estructuración de una entrevista (Rogers):

 

·                  La entrevista es decididamente directiva cuando las intervenciones del terapeuta son suficientes, por sí mismas, para mostrar la pauta general que sigue el proceso.

·                  La entrevista es altamente no directiva cuando, atendiendo exclusivamente a las verbalizaciones del paciente, podemos establecer las pautas que ha seguido el proceso.

·                  La entrevista es semidirectiva cuando, a partir de las verbalizaciones de uno solo de los participantes, es imposible establecer una pauta o tónica que caracterice el proceso.

 

 

LA PARÁFRASIS COMO UNA DE LAS TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN VERBAL

EN LA ENTREVISTA PSICOLÓGICA



Las técnicas de intervención verbal, se diferencian por el objetivo que pretenden alcanzar, así como por el tipo de estructura enunciativa que requieren.
Pueden clasificarse de acuerdo con las categorías de directividad/no directividad.

 

Dentro de las TÉCNICAS NO DIRECTIVAS (las cuales denotan que el terapeuta está escuchando atentamente el discurso del paciente, y que presta la debida atención al proceso de interacción que mantiene con él y que sus enunciados se construyen en función del sistema de referencia del paciente) se encuentra la PARÁFRASIS O PARAFRASEO, la cual puede definirse como un enunciado que repite, con palabras del terapeuta, el contenido cognitivo del mensaje del paciente (deslindándolo de los aspectos emocionales).

 

La etimología griega del término lo sugiere: παρά, junto, al lado de, y φράσις, locución. La paráfrasis se ha utilizado desde la antigüedad en la exégesis de textos literarios que, sea por su belleza o su trascendencia, son parte del acervo cultural de la humanidad.

 

Se asume que la paráfrasis o parafraseo es la transformación de la forma de un mensaje o texto sin alterar en lo mas mínimo su esencia, su contenido, su significado. Es imitar al discurso original para mostrar que se ha comprendido el contenido, haciéndolo mas claro, inteligible, sencillo y preciso. Es requisito primordial parafrasear usando palabras entendibles, abordando el punto de vista del paciente sin alterar en lo más mínimo el contenido de su mensaje.


Objetivos de la paráfrasis:

 

·                  Ayudar al paciente a centrar su atención en el contenido conceptual de su mensaje.

·                  Destacar los contenidos cognitivos del mensaje, cuando se considera prematura o inadecuada la atención directa sobre los sentimientos.

·                  Su empleo se aconseja: Siempre que el terapeuta desee evitar que el paciente se vea desbordado por la expresión de sus sentimientos.


Es una técnica efectiva cuando el entrevistador desea ayudar al paciente a pensar con claridad sobre un problema concreto, ya que ésta técnica favorece la ordenación y sistematización del pensamiento.

 

TIPOS DE PARÁFRASIS:

 

1.               Paráfrasis mecánica. Consiste en sustituir por sinónimos o frases alternas las expresiones que aparezcan en un discurso, con cambios sintácticos mínimos. Se asume que es el resultado de la sustitución de los elementos lingüísticos posible por sinónimos adecuados sin que se produzca alteración en el contenido o significado de la información.

 

 

2.               Paráfrasis constructiva. Consiste en la reelaboración del enunciado, dando origen a otro con características muy distintas, pero conservando el mismo significado.

 

 

NOTA:  Dentro del proceso metacomunicacional que ha de realizarse en el contexto de la entrevista psicológica,  es interesante abordar la posibilidad de reformular el discurso del paciente a través de la técnica de intervención verbal  no directiva del parafraseo, pues de esta forma se logra ir “más allá” de lo planteado en los significantes del mensaje del paciente; sin embargo, no hay que olvidar que esta es solo una de las técnicas posibles de intervención psicológica que existen y que unido al análisis de la comunicación hay que observar los aspectos afectivos vinculados con el discurso del paciente para poder acceder a sus contenidos latentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada